Hoy quiero hablaros de la la inflación y la deflación, dos temas muy interesantes y que tenemos que entender si queremos que todo el tema de la crisis no se nos haga bola. A si que vamos a ver cómo afecta la inflación y la deflación a la economía, y ver los motivos por los que la deflación puede empezar a verse en nuestra economía.

¿Qué es la inflación?

Por un lado tenemos que la inflación es cuando hay una una subida continuada de los precios de la mayor parte de los productos y servicios, y una pérdida del valor del dinero para poder adquirirlos o hacer uso de ellos. Vamos, que a consecuencia de esa inflación, nuestro dinero vale menos. De ahí que digan que la inflación es el ladrón invisible, ya que poco a poco va haciendo que nuestro dinero pierda valor pero si va acompañada de incremento de salarios, todo se equipara. Una inflación controlada es necesaria para el crecimiento, pero una inflación descontrolada es muy peligrosa.

¿Qué es la inflación?

Por otro lado tenemos la deflación, que es lo contrario, cuando hay una exceso de oferta que puede provocar una disminución generalizada de los precios. Es decir, si una empresa produce mucho (mucha oferta), pero nosotros compramos poco (poca demanda), a la empresa no le queda otra que bajar los precios a esos productos. Por lo tanto, nuestro dinero es como si valiese más.

La inflación está mejor vista, mientras que la deflación es el peor enemigo de la economía. Es decir, se entiende, aunque no tiene por que ser siempre así, que el aumento progresivo de los precios siempre que se de con el aumento progresivo de los salarios, ayudará al crecimiento de la economía. Lo que pasa que esto no suele ser siempre así, y los precios suben y suben, y los salarios no. Por lo que la inflación acaba siendo una especie de impuesto a nuestro dinero.

En cambio la deflación está mucho más asociada con una recesión.

Si con la deflación nuestro dinero vale más… ¿Por qué es mala?

Estaba esperando que me hicieras esa pregunta.

Como hemos visto, en una deflación hay más oferta que demanda. Es decir, hay más productos o servicios a vender, que las personas que quieren esos productos. Por eso, para poder venderlos, el precio de las cosas tiene que bajar. Al bajar, nuestro dinero vale más, ya que con el mismo dinero podemos comprar más cosas. Hasta aquí todo correcto, y todo precioso.

El problema viene, cuando al haber menos demanda, y tener que bajar los precios, las empresas no pueden mantener a sus empleados, y por lo tanto hacen reducción de plantilla, haciendo así que el paro aumente y por lo tanto que que el nivel adquisitivo de la población se reduzca.

Al tener la gente menos poder adquisitivo, aún le resulta más consumir, y lo la poca fuerza consumista que tiene la utiliza para productos y servicios de primera necesidad, quedando todo lo demás al margen. De ahí que los precios de las viviendas bajen, los precios de los vehículos, etc.

Vamos, que se entra en una espiral deflacionaria que sin duda puede llevar a una recesión económica.

Y esto afecta sobre todo a la deuda. Es decir, una deuda en un entorno estable económicamente es una deuda a la que con mayor o menor esfuerzo se le puede hacer frente, en cambio una deuda en una etapa de deflación, con los problemas económicos derivados, puede ser un gran lastre con el que cueste mucho lidiar. Es cierto que nuestros ahorros valdrían más, pero en tal que tuviéramos algún problema económico, no compensaría el incremento de nuestros ahorros con la pérdida de ingresos.

Por eso siempre recomiendo, SIEMPRE, que hay que ahorrar, y que hay que tener un control de nuestros gastos, y las menores deudas posibles, por que cuando lleguen los momentos difíciles, como una recesión o una crisis, lo único que nos podrá salvar es disponer de ahorros y tener las menores deudas posibles.

▷ El mejor hábito financiero: Ahorrar

No hace falta que sea en el orden que he comentado anteriormente. Es decir, si el paro aumenta de forma considerada, y la gente tiene menos poder adquisitivo, podrá comprar menos, y por lo tanto los precios deberían de bajar, al igual que la producción, y por lo tanto… más despidos, y al final, volvemos a la espiral.

Un momento concreto de deflación no es un motivo de alarma, aunque si de estar atento, pero cuando el periodo es continuado, de entre 6 meses a 1 año, la cosa se complica y se podría afirmar que dicho país se encuentra en deflación.

Esta es la lista de Países ordenados de mayor a menor deflación acumulada desde Enero del 2020. Por lo que los países que más deflación acumulen a final de año, más papeletas tienen para entrar en deflación con todas sus consecuencias.

Para salir de esta deflación lo que hace falta es lograr el incremento de la producción de bienes y servicios a menor coste, esto haría que los márgenes subieran, que hiciera falta más personal, que el paro se redujese, que la renta de los consumidores aumentará, etc. También sería positivo aplicar políticas fiscales permisivas que ayuden, sobre todo a las empresas, algo que… algunos gobiernos no tienen muy en cuenta, todo lo contrario, si pueden poner el pie en la cabeza mientras estás en el suelo, lo harán.

¿Por qué Estados Unidos no tiene inflación con todo el dinero que está imprimiendo?

Es normal pensar, que con todo el dinero que está imprimiendo la FED, ,lo más normal sería tener inflación en vez de deflación, pero Cuando Estados Unidos emite, cualquier “exceso” de dólares que de otro modo generaría inflación, “sale” del país y es aceptado por ciudadanos y habitantes de otros países. Entonces, como no todos los dólares emitidos se “quedan” en Estados Unidos, no se genera un problema interno de inflación. Es decir, que gracias a que el dólar es una moneda internacionalmente aceptada para transacciones comerciales y financieras pueden solventar la inflación.

Conclusiones

Hemos visto la diferencia entre Inflación y Deflación y cómo afecta esta de forma directa a la economía, ocasionando una recesión económica.

Es cierto que el fenómeno que estamos viviendo es un fenómeno nunca visto, por lo tanto, no sabemos exactamente cómo va a desenvolverse todo, pero basándonos en datos macroeconómicos como los vistos del IPC, observamos que la situación está delicada.

No obstante, y como consejo para terminar el video. Intenta evitar las deudas a toda costa, y si tienes pequeñas deudas plantéate ir eliminandolas. También te recomiendo que ahorres. Ahorrar siempre es bueno, y si se da una situación complicada, siempre tendrás un colchón, aparte de que gracias a los ahorros podemos invertir a largo plazo y obtener muy buenas rentabilidades.

Y esto no es un tema de ser pesimista con el futuro de la economía mundial, es un tema de ser precavido. Lo que tenga que pasar no va a pasar de la noche a la mañana. Todas las consecuencias de la deflación no son instantáneas.

Espero que te haya gustado el video.