Hoy vamos a hablar de una forma de intentar tomar las mejores decisiones financieras, aunque, como te darás cuenta también podrás aplicarla en el resto de tu vida.

Se trata del Beneficio /Riesgo. Algo que aprendí tras mucho formarme sobre trading, fue este concepto, que se utiliza muchísimo para tomar decisiones a la hora de realizar una inversión. Para llevar a cabo una operación, tenemos que saber cual es el objetivo posible de beneficio, y la pérdida posible, si el mercado no nos da la razón y acaba ocurriendo lo contrario a lo que queremos, y en base a eso, decidir si dicha operación nos resulta interesante o no.

El trading en general me gusta, pero requiere de más inversión de tiempo, y mayor riesgo, incluso si es sin apalancamiento, por eso al final decidí centrarme en el tipo de inversión que me permite dormir más tranquilo, y que me permite utilizar mi tiempo en lo que realmente quiero. Por que mi idea no es ganar dinero, mi idea es rentabilizar mis ahorros. Os puede parecer lo mismo, pero son cosas muy distintas aunque de esto hablaré en otro video.

https://youtu.be/Fwtrw0fxf5w

Por cierto, te recuerdo que tienes a tu disposición mi curso
▷ Método DAI: Aprende a utilizar tu dinero e invertirlo a largo plazo desde 0

¿Cómo aplicar el Beneficio/Riesgo en tus decisiones financieras?

Si algo saqué de todo lo que aprendí de trading es el concepto beneficio riesgo, ya que gracias a el sin duda he mejorado mis decisiones financieras en mi vida.

Siempre que tengo que invertir en algo, en alguna mejora personal, en algún curso, en un viaje, en algún complemento tecnológico, lo que sea en lo que tenga que invertir dinero o incluso tiempo, siempre le aplico el ratio beneficio riesgo, y para eso, lo que hago es lo siguiente. Si lo hago mentalmente, busco el beneficio y el riesgo de una decisión. Si lo hago hago por escrito, cojo una hoja, la parto en dos, y en la parte izquierda coloco todos los beneficios que puedo obtener, y a la derecha todos los riesgos.

Ojo, se que estarás pensando que esto es lo que todo el mundo hace, buscar los pros y los contras. Pero no es exactamente eso.

Aquí se trata de buscar, qué beneficios vamos a obtener en el caso de salir bien nuestra decisión, tanto a corto, medio, largo plazo, y que riesgos vamos a correr con esa misma decisión en caso de que no nos salga bien la jugada. Se trata de buscar, cómo esa decisión puede mejorar notablemente lo que tenemos, o no. No ligeramente, sino notablemente. Si prácticamente nos vamos a quedar como estamos, posiblemente la decisión sea quedarnos como estamos. Pero fijaros en el ejemplo, si fuera trading.

Digamos, que en el trading, es fácil saberlo, ya que si en una operación, podemos ganar 100€, y nuestro riesgo es de 50€, tenemos la oportunidad, de ganar el doble de lo que podemos perder, por lo tanto el ratio sería 2:1. Si en una operación tenemos la posibilidad real de ganar 400€ y solamente de perder 100 si nuestra operación no hace lo que esperamos, nuestro ratio beneficio sería 4:1 .A mayor beneficio y menor perdida, mejor es el ratio. Es decir, el beneficio es notable. Ahora bien, si de nuestra operación, pudiéramos ganar 70€, y si perdemos, perder 50€, realmente, no nos merece la pena correr el riesgo, por que el beneficio es mínimo. Entendeis a lo que me refiero con lo de que el beneficio sea notable?

El problema, es que en una decisión, no podemos tener datos contables que nos hacen decidirnos tan fácilmente y tendremos que ser nosotros quien valoremos el peso de los beneficios y del riesgo para acabar tomando la decisión.

Por ejemplo, si estás pensando en hacer un curso, o una formación para aprender algo concreto o para reinventarte en tu profesión.

Que te puede ofrecer dicha formación, en el escenario que tu te estás planteando, con respecto a los riesgos.

En este punto, como he dicho, que no se puede medir con números, tendrás que ver, que es para tí lo más importante. Tener en cuenta por ejemplo cosas como… que quizás te preocupa el hecho de gastarte el dinero, pero sabes de sobra que muchas otras veces te has gastado el dinero en cosas mucho menos útiles, y que podían ofrecerte mucho menos. Quizás si ahí hubieras tenido en mente el beneficio/riesgo, hubieras actuado de otra forma.

O no solo eso, si no pensando en el beneficio, si una parte del beneficio es la posibilidad de obtener mayores ingresos o mayor rentabilidad económica, o de poder trabajar en algo que te apasione, sin duda es un beneficio muy alto en comparación al riesgo.

Lo mejor de esta forma de tomar decisiones financieras

Por eso, este tipo de hábito a la hora de tomar decisiones financieras, se puede aplicar a cualquier decisión, y cuando te acostumbras, de forma inconsciente, tu cabeza tomará la decisión haciendo esta práctica. Para cosas más insignificantes, será mucho más rápido, para cosas más importantes, requerirá pensar un poco más.

Y hablando de hábitos financieros, te dejo el siguiente enlace con el que, considero, es uno de los más importantes hábitos financieros que existen.

▷ Ahorrar, el mejor hábito financiero que existe

¿Pero sabes qué es lo bueno de esto? Que no tomarás una decisión a la ligera. Tu decisión estará fundada por un análisis que has hecho previamente, y por el cual has actuado no dejándote llevar por una corazonada, o por un capricho, si no por una forma de decidir, basada en el beneficio/Riesgo. Puede no ser la decisión acertada, pero según tu análisis, es la opción que más te beneficiaría en el futuro.

Otra opción que también ayuda, es el de posponer esa inversión o compra, una semana, ya que muchas veces si algo no es realmente importante, o no es realmente el momento, seguramente en esa semana te olvides, pero si realmente lo necesitas, si realmente tu cabeza sabe que tienes que tener ese gasto, pasada esa semana, seguirás con la idea de realizar ese gasto.

Y lo dicho, esto se puede aplicar a cualquier decisión de nuestra vida, aunque no sea financiera, pero os aseguro, que teniéndolo en cuenta, tomareis mejor decisiones financieras en el futuro.

Espero que este artículo te ayude, te he mostrado la forma en que yo tengo de hacer las cosas y de tomar las decisiones financieras, y ya está en ti utilizarla o no. A mi me va bien, tomo las decisiones y luego no estoy dándole vueltas de si tome la mejor decisión o no, ya que… si según mi ejercicio de beneficio riesgo, no es una buena opción lo desecharé, por lo tanto… para que darle vueltas? Si ya he hecho ese pequeño estudio en mi cabeza. Y si es la mejor opción, lo haré, y por lo tanto… ¿Para que darle vueltas?