A lo largo de nuestra vida nos van surgiendo pequeños o grandes proyectos, ya sean personales o profesionales, y sin duda hay ciertas cosas que debemos hacer si o si, si queremos que estos proyectos lleguen a buen puerto. Estas cosas a las que me refiero serían como las bases sobre las que ir creando y que sin ellas el proyecto corre el peligro de derrumbarse a la primera de cambio.

Y si, hablo tanto de proyectos profesionales como personales por que la forma de crear estas bases son las mismas.

Y el objetivo de esta estructura no es solo para conseguir más rápido o mejor nuestra meta, si no evitar que en momentos de dudas o de miedos, se nos venga a bajo todo lo que hemos conseguido hasta el momento. Digamos que estas bases nos servirán de apoyo en los momentos en los que estemos desmotivados, frustrados o decaídos.

A si que, no me quiero enrollar mas, voy a deriso 4 pilares fundamentales para conseguir esto, vamos al lio!

Por cierto te dejo dos enlaces que te pueden interesar:
– Consejos para reinventarte profesionalmente
– Como ser mas productivo y tener menos estrés

Buscar un “Para que” potente

Tenemos que definir muy claro el “para que” queremos emprender ese proyecto. Y esto quiero dejarlo muy claro ya que es el punto más importante de todos, pero que por si solo no es suficiente.

Por ejemplo, si hablamos de un proyecto profesional, no valdría decir “Para ganar dinero” ¿por qué? Por que el ganar dinero, aunque debe estar presente en todos los proyectos profesionales, no es un motivo suficiente como para emprender un proyecto.

Si lo único que te mueve es el dinero, seguramente ese proyecto no tenga éxito. Si por el camino encuentras otra opción que te de ese dinero que necesitas o más, dejarás de lado tu proyecto principal. El dinero debe ser el resultado, no el objetivo.

Por ejemplo si tienes pensado montarte un despacho de psicología, el para qué podría ser el querer ayudar a las personas mientras haces lo que te apasiona, y así además conseguir ser independiente de jefes a la vez que te demuestras que eres capaz de llevar tu formación a tu profesión..

Por eso, el para qué tiene que venirnos de dentro. Tenemos que poder definir de forma muy clara para que estamos sacrificando tanto. El para qué tiene que ser tan fuerte y estar tan claro que en un momento del camino en el que nos caigamos y no tengamos fuerzas para levantarnos, pensemos en nuestro para qué y nos haga levantarnos de un salto.

Y si te pones a pensar y no consigues encontrar un para qué lo suficientemente fuerte como para levantarte del suelo cuando te caigas, entonces, ese proyecto aún no es para ti.

Este punto es tan importante que haré más adelante un vídeo únicamente de este punto si os apetece. En ese caso.. dejarmelo en los comentarios!

Listado de motivos. (cuenta de resultados)

Este punto es también muy importante ya que está relacionado con el punto anterior y hará que lo definamos mejor.

Este punto trata de hacer una lista de lo que conseguiríamos si alcanzaramos nuestro objetivo y lo que perderíamos de no conseguirlo. Es decir, no es una lista de ventajas y desventajas. Tenemos que plasmar que podemos ganar y que perderemos de rendirnos. ¿Entendeis la diferencia?

¿Por qué este punto es tan importante? Por que en momentos de flaqueza hará que nos volvamos a enfocar en los motivos por los que estamos luchando. El para qué nos despertará pero esta lista nos centrará.

A si que, cogeremos una hoja, la partiremos en 2 columnas, colocamos nuestro objetivo subrayado, y el para qué debajo. Y hacemos una linea que separe dos columnas. En la primera colocamos lo que ganaríamos si consiguieramos nuestro objetivo. Por ejemplo.

Por ejemplo, primera columna (ventajas)

Ganar más dinero del que me puede dar un trabajo normal
Poder tener flexibilidad horaria
Poder tener flexibilidad geográfica
Poder ayudar a otras personas
Sería la primera persona de mi familia que emprendería
Poder trabajar desde casa u online
Dejar de trabajar en algo que no me gusta
Poder pasar más tiempo con mis hijos

Segunda columna (Desventajas de no conseguirlo)

Le daré la razón a quien no confiaba en mi
Tendré que volver a trabajar en algo que no me gusta
No podré ayudar a las personas
No tendré tiempo ni dinero para viajar
No tendré el tiempo que quiero para estar con mi familia…
Que me he decepcionado
Que no he trabajado lo suficiente

Lo ideal es tener esto en un lugar que veamos a menudo para no olvidarnos en todo el proceso de esto.

Planifica los pasos hacia tu objetivo

Una vez que tenemos claro cual es nuestro para qué, y que tenemos localizadas y PLASMADAS tanto las ventajas de conseguir nuestro objetivo como las desventajas de no conseguirlo, tenemos que ir un paso más allá, y esto va por planificar.

¿Que significa esto? Que tendremos que pararnos y escribir todos los pasos que creemos que tenemos que dar, así como todas las soluciones a los problemas que nos puedan salir por el camino, pero es muy importante que tengas claro desde el principio que la misión de esta planificación o de crear este plan no es conseguir un plan perfecto, si no alcanzar tus objetivos.

Esto lo digo por que podemos caer en la parálisis de la planificación, es decir, que buscando el plan perfecto no empecemos nunca. Es imposible crear el plan perfecto. Ten esto claro. No sabemos que nos vamos a encontrar por el camino por que no depende de nosotros. Tenemos que ser flexibles y adaptarnos a las circunstancias e ir modificando nuestro plan a lo largo de nuestro camino.

Pero lo importante del plan de acción es que te hace tomar consciencia de los sacrificios que tendrás que hacer, y sobre todo, te hará tomar consciencia de si eres capaz de sacrificarte.

Por eso, es tan importante este punto, por que muchas personas llegan a este punto, se dan cuenta de todo el esfuerzo y sacrificio que hay que hacer, y tiran la toalla antes de empezar. Y no pasa nada por tirar la toalla, pero si decides no tirarla y seguir adelante, lo harás teniendo una visión más objetiva.

Tomar acción: Divide y vencerás

Una vez planificado nuestro proceso, tenemos que tomar acción. Esto puede resultar muy fácil al principio, pero muy difícil de mantener en el tiempo. Vamos, esta es la gran barrera que se encuentra todo emprendedor.

Por eso es tan importante los puntos anteriores. Si en el momento en el que notas flojera, te centras en tu para que, volverás a motivarte o si te centras en tu lista de ventajas y desventajas, volverás a motivarte. Pero si estos no están definidos… puede ser que tu mente se disperse y acabes frustrado por haber perdido tu foco

Pero nosotros, como vamos a hacerlo bien, no nos pasará, a si que ahora lo que queda es tomar acción.

Pero antes te voy a hacer una pregunta… ¿Como te comerías un elefante? Piensalo….

A rodajas, poco a poco. Para comerte un elefante tendrías que cortarlo en trozos muy pequeños. Y con esto pasa igual.

Nuestro objetivo está definido, sabemos por que lo queremos, y hemos trazado un plan, pero ahora necesitamos empezar a trabajar en el.

Para eso tendremos que empezar pooooco a poco. Por ejemplo, si en el caso del principio de alguien que quiera montarse una clínica de psicología, si se marca como único objetivo el tener la clínica montada… estará mucho tiempo hasta que consiga esa recompensa de haber cumplido el objetivo. En cambio, si va anotando en una libreta de resultados, los pasos que está haciendo para llegar, irá motivandose, ya que se dará cuenta de que está avanzando. Por ejemplo, estudiar las mejores zonas para el local, buscar posibles locales, mirar mobiliario, pensar en la decoración, ir creando la página web. Es decir, el objetivo final, lo partimos a trocitos como el el elefante, y poco a poco nos lo vamos comiendo. De hecho, puede ser que estos pequeños objetivos tambien podamos partilos en trozos. Por ejemplo, el crear la página web es algo complejo que requiere de muchas pequeñas etapas. La ideal es que establezcamos muchas pequeñas acciones para poder tragar bien nuestro proyecto y que no se haga bola.

Además, el hecho de apuntarlo nos servirá para que podamos revisar nuestra libreta e ir dándonos cuenta de todo lo que estamos haciendo y de todo lo que estamos consiguiendo. Eso motiva y nos hace no perder la perspectiva. Nos hace darnos cuenta que estamos avanzando y esto es importantísimo, por que no hay nada mas frustrante que la sensación de pensar que no se avanza.

Estoy hablando de que en 2 minutos al dia tenemos esta tarea de apuntar completada. Como si fuera un diario.

Resumen rápido de lo visto hasta aquí

De momento, cierro el video resumiendo estos 4 puntos. Buscar un para qué que tenga la fuerza y la importancia suficiente para acogernos a el cuando estemos un poco perdidos, que creemos una cuenta de resultados en la que añadamos las cosas que nos aportará alcanzar nuestro objetivo y las cosas que perderemos si no lo conseguimos, con el fin de tomar consciencia cuando nos encontremos perdidos, que planifiquemos los pasos para alcanzar nuestro objetivo aunque no estén todos y sobre todo, que empecemos a tomar acción, con cosas pequeñas que nos lleven a un objetivo grande.