El mayor riesgo a la hora de invertir, es sin duda perder nuestro dinero, y cuando buscamos invertir lo hacemos intentando ganar lo máximo posible pero dependiendo de nuestro perfil del riesgo.

Esto quiere decir, que no podemos ser demasiado temerosos y esperar grandes rentabilidades, ya que los activos más seguros son los que menos rentabilidades dan. Cómo dicen, el que no arriesga no gana. Aunque cuidado con esta frase ya que algunos se agarran a ella y no analizan nada más.

Por eso siempre recomiendo formarse al respecto antes de invertir, por ejemplo con mi curso.

Por lo tanto, tenemos claro que los activos más volátiles pueden darnos mayores beneficios o mayores pérdidas.

https://youtu.be/XJMw97grs6c

Pero vamos a ver esto con más detalle. Vamos al lío 🙂

¿Qué es la volatilidad en una inversión?

Mide la frecuencia y la intensidad con la que cambia el precio de un activo. Si el precio suele subir o bajar mucho, estaríamos hablando de un activo muy volátil.

¿Qué origina la volatilidad?

¿Por qué por ejemplo los bonos son tan poco volátiles y las criptomonedas tanto?

Bien, cuanto más difícil es estimar los pagos futuros que un activo producirá, más volátil el activo. Es decir, con los bonos sabemos cual es la rentabilidad que se va a obtener en el momento de adquirirlos, y por tanto el precio del bono varia poco y por ende, tambien su volatilidad varia poco.

En cambio las criptomonedas por ejemplo no tenemos ni idea de cuanto puede valer de aquí a 2 días, imaginaros en un futuro mayor. De ahí que sea el activo más volátil que existe en este momento. En el caso de las acciones, al no saber cuál será el dividendo a repartir o el crecimiento, también hace que sea más volátil que los bonos.

Otro factor importante es la posibilidad de crecimiento. Una acción predecible como puede ser 3M, que tiene un crecimiento estable, tendrá una volatilidad controlada. Salvo algo extraordinario, sus cambios en el negocio serán mínimos. Los especuladores no la tienen entre sus objetivos.
Una acción como tesla, tiene tanto camino por recorrer y hay tantas expectativas en ella, que la gente confía en exceso y por lo tanto su precio se dispara. Los especuladores si que la tienen entre sus principales objetivos.

Por lo tanto, podemos concluir que cuanto más difícil es estimar los pagos futuros o el crecimiento de un activo, mayor es su volatilidad.

Y esto en la práctica lo vemos, en que si invertimos en un bono a corto plazo, apenas obtendremos rentabilidades pero no nos llevaremos sustos. Si invertimos en criptomonedas, tenemos la posibilidad de que estas despunten y ganar mucho dinero, pero con el riesgo de que también podemos perder muchísimo dinero.

Activos con mayor volatilidad

activos con mayor volatilidad

Bonos corto plazo 2%: Estos tipos de interés a corto plazo están fijados por el Banco Central. Estos tipos pueden variar en función de la expectativas de inflación, crecimiento de la economía, etc, pero sus variaciones son mínimas, sobre todo al tratarse de bonos a corto plazo.

Bonos largo plazo 4-7%: Los tipos de interés a largo plazo se fijan por las expectativas de los tipos de interés a corto plazo. Al tratarse de un horizonte temporal más lejano, la volatilidad aumenta un poco, pero no en exceso ya que en países estables, la economía suele estar muy controlada.

Divisas 8%: En cuanto a divisas, depende de que divisas. Las divisas más fuertes, como puede ser el dolar o el euro, tienen volatilidades más altas que los bonos pero no demasiado altas. Estas dependen de los ciclos económicos, políticas monetarias, etc.

Índices 15%: Un índice de acciones, siempre tiene menos riesgo que una inversión en una acción individual ya que será una inversión diversificada. Lo único que no se puede diversificar es el riesgo general, como por ejemplo el de una crisis o lo que ha pasado con el virus. Por eso los índices son una de las mejores opciones de inversión ya que mantienen un buen equilibrio entre rentabilidad y riesgo para todos aquellos que quieran la renta variable.

Acciones 15-20%: Como os he comentado antes, si hablamos acciones más asentadas, su volatilidad será menor, ya que los rendimientos serán mas predecibles y su margen de crecimiento menor.

Acciones no predecibles 20-35%: En cambio, empresas con amplio margen de crecimiento, o en un sector en auge, tendrán una mayor volatilidad.

Oro 30%: El oro no genera rendimientos, ni tampoco puede crecer como negocio, por eso no se puede establecer su valor más allá de la especulación. Los inversores podrían cambiar su opinión sobre el precio

Criptomonedas: Al ser algo tan nuevo, con tantas dudas, con tantas incertidumbres, con tantas expectativas, hace que su precio sea totalmente incalculable. Algunos piensan que debería de valer 0, otros piensan que debería de valer cientos de miles de dólares. Además, hay muchos factores que pueden afectar a su volatilidad, como puede ser decisiones de bloqueo de gobiernos, hackeos, etc. Cuanto más se asienten las criptomonedas, menos volátil será su precio.

Conclusión

La volatilidad es algo a tener muy en cuenta para sentirnos cómodos. Puede ser que quieras optar a mayores rentabilidades pero no seas capaz de asumir el riesgo que conlleva, por eso tendrás que adaptarte al tipo de inversión con el que te sientas cómodo.

Hemos visto una lista de los distintos activos financieros más populares y su volatilidad media, y que esta se basa en la seguridad de pago futuros y del margen de crecimiento lo cual da lugar a mayor especulación.