Que va a haber una crisis a nivel mundial es algo evidente. No podemos decir cuándo, pero ocurrirá, queramos o no, nos guste o no y la pregunta es:
¿Cómo afectará a España? Y para eso vamos a ver un poquito de historia para entender el posible futuro. Vamos a ver cómo estaba España antes de ocurrir la anterior crisis, como salió de ella, como está españa en estos momentos, y cómo le afectará la crisis con esos datos.

Este es uno de esos videos que considero que cualquier Español debería ver para comprender cómo está su País. Es cultura económica que nos ayudará a entender el futuro. No podemos ignorar lo que os traigo en este video

Introducción

En primer lugar  recalcar que esto es un resumen para que el video/artículo no se alargue demasiado, por eso me he centrado en lo más importante. No obstante, si quieres aportar algo más siempre puedes dejarlo en los comentarios e incluso proponermelo para que haga otro video centrándome en eso.

Empezaremos con las más importantes crisis que se han vivido en estos 50 años y que han afectado a España.

La crisis del petróleo en 1979, una crisis que afectó mas a España que al resto de Europa. Esta crisis se alargó hasta 1981 juntándose con la inestabilidad política, la fuerte inflación de europa, etc

En 1993 sufrimos una fuerte crisis económica, a consecuencia, entre otros, de la mala situación económica del pais, de la burbuja inmobiliaria y financiera, etc.  Para salir se tuvo que devaluar la peseta hasta 3 veces. Una crisis dura para España.

Y por último tenemos la crisis de 2008, que es sobre la que nos vamos a centrar en este video.

La crisis de 2008

El 2008 supuso un nuevo ciclo, una crisis que al ciudadano le llegó de forma imprevista, pero que como ocurre con los cisnes negros, una vez que se mira con retrospectiva uno se da cuenta de que teníamos todas las papeletas de que ocurriera lo que ocurrió. Fue una crisis intensa, inestable, compleja y que costó mucho de superar. De hecho  para muchos, aún no hemos salido de aquella crisis.

11 años más tarde, estamos escuchando campanas de que una posible crisis está cerca.

¿Nos lo creemos? ¿O nos confiamos de que nada malo puede ocurrir? ¿Estaríamos preparados para afrontarla? ¿Hemos hecho bien los deberes y aprendimos las consecuencias de la anterior crisis y… sobre todo ¿Qué consecuencias va a haber? ¿Estamos preparados psicológica y económicamente?

¿Cómo estábamos antes de la crisis de 2008?

En 2007, un año antes de la crisis, España estaba de su mejor momento y podíamos presumir de ello. 

Habíamos registrado el mayor superávit fiscal de la democracia  (gráfico) con unos ingresos que superaban a los gastos en más de 23.000 MM de €. Habíamos logrado reducir la deuda pública hasta el 36% del PIB , su nivel más bajo en los últimos 20 años y, por primera vez, el superávit de la Administración central rebasaba el de la Seguridad Social.

Teníamos los números de nuestro lado. Trabajos duraderos, sueldos competitivos, creación de empresas, y los sectores clave para España como lo son la construcción y los servicios iban como un cohete. Solamente el sector del ladrillo en aquel entonces aportaba casi un 20% del PIB, y daba empleo al 13% de la población activa de España.

En la primavera del 2007, España marcaba un mínimo histórico de desempleo, un 7,95%. En 2013 el porcentaje era del 27,16%.

Bien, como estaba comentando, la economía fluía, y el ciudadano consumía sin miedo. Renovaba su coche, se iba de vacaciones, tenía casa en propiedad e incluso una segunda casa para los veranos. Todo era perfecto.

Y esto, era buenísimo para la economía, porque repercutió en empresas, bancos, administración pública.

Las empresas tenían alta producción, los bancos podían prestar por que la gente no tenía miedo a pedir préstamos y encima prácticamente no existía la morosidad. El sector de servicios se llenaba los bolsillos por que la gente viajaba mas, salia mas a cenar. Y por lo tanto, de forma directa, la administración iba recaudando más y más y podía permitirse el lujo de invertir construyendo carreteras, aeropuertos, en fin, grandes proyectos.

Es decir,  que el ciudadano consumiera, hacía que toda la red productiva creciera y funcionara
, se trataba entonces de un ciclo que se iba nutriendo en su conjunto. Pero… esto no tardaría en cambiar.

Mientras tanto en Estados Unidos, en esa misma primavera del 2007, y a diferencia de España, comenzaban a aflorar los primeros indicios de lo que desembocaría en la recesión mundial más profunda de la historia reciente, que casi derrumba el sistema financiero mundial y que vendría desencadenada por el desplome del mercado de la vivienda en los Estados Unidos. Sobre este tema no me voy a enrollar, simplemente os recomiendo un documental que podéis encontrar en Netflix que se llama Inside Job, ese documental es simplemente espectacular. De esos que hay que ver varias veces para quedarte con todos los detalles.

Pero bueno, digamos que la burbuja inmobiliaria explotó a consecuencia de la mala praxis de las entidades hipotecarias, y en septiembre de 2008 cae Lehman Brothers, al que siguieron bancos y empresas de todo el mundo. Sobre este tema también tenéis un documental buenísimo en Netflix que se llama Los últimos días de Lehman Brothers.

Bien, en españa, en Julio de 2008, Martinsa Fadesa, la mayor empresa inmobiliaria en España, anunció el mayor concurso de acreedores de la historia. El virus que estaba soltando Estados Unidos con sus estornudos acabó contagiándonos, llegando España al final de la burbuja inmobiliaria, a la crisis bancaria, y un poco más tarde y a consecuencia de esto, al aumento del desempleo.

En esta ocasión, ya no había crédito para las familias y pequeños empresarios por parte de los bancos, tampoco para muchas políticas de gasto. El déficit de las administraciones autonómicas y municipales se elevó, también la corrupción política, etc.

Bien, desde abril del 2007 los medios de comunicación iban informando de lo que se estaba cociendo en España, pero quien gobernaba en aquel momento prefería no hablar del tema, hasta a mediados de 2008,  cuando Solbes, el entonces ministro de Economía con Zapatero, pronunció la palabra crisis para hablar de la situación económica mundial. Alguno pensará que la crisis nos pilló por la espalda, pero fue más bien que no quisimos verla. No nos pilló preparados, ni se habían tomado medidas, y evidentemente en ese momento ya era tarde, por que en estos temas hay que ir un par de años por delante.

A esto no podemos obviar joyas como las que hizo zapatero en su paso por el gobierno, como la legislatura de pleno empleo que prometió zapatero y que terminó con la tasa de paro duplicada, y bueno, muchas otras. Y si, cagadas hay tanto por la izquierda, como por la derecha, pero en este video, por las fechas que tratamos es normal que tenga que centrarme en el gobierno de aquel momento.

Lo que sí que quiero dejar claro es un tema que considero muy importante, y es que la contabilidad presupuestaria pública, se cierra a los dos años, es decir, que nosotros no vemos los resultados finales hasta dentro de 2 años.

Nosotros ahora no estamos en crisis, pero si entrasemos en una recesión, las consecuencias reales las viviríamos dentro de dos años,,,de ahí, como he dicho hace un momento, la importancia en adelantarse y tomar medidas estructurales antes de que lleguen las consecuencias.

¿Qué medidas se tomaron ante la crisis de 2008?

En marzo de 2008 teníamos elecciones generales, por lo que mientras que la crisis mundial comenzaba, en España estábamos de campaña electoral, y ya sabemos que en momentos de campaña, no hay nada más importante que demostrar quien la tiene mas grande. Es como una especie de cortina de humo, como la que llevamos viviendo en España desde hace años, donde estamos arrastrando las tonterías y las malas gestiones los partidos políticos.

Bueno, centrémonos jeje, la primera medida que se tomó por el gobierno fue aumentar el gasto público para reactivar el PIB, y esto desató la crisis de la deuda soberana por el elevado déficit público. A raíz de esto y por presiones de Obama y Europa, Zapatero se vio obligado en 2010, a anunciar “medidas de ajuste urgentes” con fuertes recortes sociales. Es decir, las primeras medidas que se tomó contra la crisis, fue en 2010, dos años más tarde a empezar la crisis. No adelantarnos en la toma de medidas, supuso que para 2011 el déficit público alcanzara el 11,2% y la tasa de paro rondara el 20%. Que el déficit público fuese de 11,2%, quiere decir que los gastos del país superaron a los ingresos en unos 95.000 Millones de euros.

Esto, unido a la reestructuración bancaria y la crisis crediticia, nos llevó al rescate bancario europeo.

Llegados a este punto, se tomaron las medidas del recorte del gasto público, la reforma laboral, la reforma de las pensiones, la subida de impuestos, y  un largo etc, así como otros cambios a nivel financiero y económico que nos exigió Europa. Por ejemplo, a partir de ese momento se exigió que quien vendiera productos financieros tendría que ser totalmente transparente, algo que parece de sentido común, pero hasta que la crisis no nos rompió los dientes, no fuimos capaces a hacer nada, por que evidentemente siempre hay intereses.

En 2012 se produjo la mayor reforma de la constitución en sentido económico para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Una reforma basada en la regla del gasto, del déficit y de la deuda, cuyo objetivo era reconducir la economía de España de manera gradual y evitar un descontrol como el que tuvimos de 2008 a 2012 en el gobierno de Zapatero.

¿Que podemos sacar en claro de esto? Pues, que haya un órgano que controle y vigile las reglas del juego es algo importante para, en caso necesario, tomar el control y evitar que un país se vaya al traste por una mala gestión. Por que sí, nos podemos quejar en muchas cosas de Europa, pero también hay mucho que agradecer de pertenecer a la UE, y de estas cosas solo se da cuenta uno cuando las necesita, o si no, al tiempo con Reino Unido.

Situación actual de España

Los bancos están más saneados que hace 10 años, las familias y las empresas dejaron de endeudarse por encima de sus posibilidades y el sistema financiero se encuentra “ordenado”.

Ahora bien, parece que el ciclo económico muestra síntomas de agotamiento. Y ya llevamos meses en los que estamos escuchando (yo mismo lo he comentado varias veces) que una nueva crisis se avecina. De hecho la propia población se lo huele. Si alguien pregunta en la calle sobre si comprar o no una vivienda, muchos le dirán, esperate, el precio de las casas tiene que bajar. Inconscientemente saben que algo va a ocurrir, por que si no hay una crisis el precio de la vivienda no va a bajar. Osea, no llega un dia en el que quien vende su casa dice… mira, voy a venderla por el 30% menos, por que… creo que es el momento. No, se baja el precio por que no queda otra, por que el mercado así lo exige. Por la ley de la oferta y la demanda, ley, que queramos o no, una crisis regula.

Bueno, en este punto ya estamos a finales de septiembre y la prensa nos inunda con datos, haciendo hincapié en el empeoramiento de diversos factores externos: guerra comercial entre EEUU y China, Alemania y Reino Unido al borde de la recesión, frenazo en el crecimiento de Europa, un Brexit sin acuerdo que solo genera incertidumbre y la inestabilidad política de algunos países en Europa.

Todo apunta a una clara recesión, pero ¿como la vamos a afrontar nosotros? ¿que nos diferencia de lo que ocurrió hace 11 años?

Hay tres puntos, en los que claramente, nos encontramos peor que en 2007. 

  • Uno es el déficit, que si bien, poco a poco, va bajando, continuamos en negativo en un 2,4% del PIB(recordar que en 2007 se cerró con un superávit del 1,92%). Es decir, antes de la crisis nuestra economía era boyante. 
  • El segundo punto es la deuda soberana en un 98,7% frente al 38,9% de 2008, lo que refleja que no hemos acabado todavía con las reformas y es necesario ya tomar medidas antes de volvernos a encontrar con una nueva crisis encima. Además, la ausencia de un gobierno, lo único que hace es perjudicarnos más aún, y no solo por la incertidumbre y por no poder empezar a tomar acción, si no por que son gastos, y contando con estas nuevas elecciones de Noviembre que nos van a costar a todos los ciudadanos en torno a los 180 millones, ya llevaríamos más de 500 millones por que los de arriba no son capaces de organizarse y prefieren seguir mareando y viviendo del cuento.
  • Y en tercer punto, pero no por ello menos importante, que voy a decir que no sepamos de nuestra tasa de paro y la temporalidad en la contratación en las empresas. El paro tuvo este agosto la mayor subida desde agosto de 2010, estamos en un 14%, cuando en 2007 era de la mitad. La importante subida que se ha producido en el paro es el principal indicador, en estos momentos, de que nos encontramos ante una desaceleración.

Podéis comprobar estos datos en laos gráficos mostrados al principio del artículo.

Por la parte del sector financiero desde la anterior crisis se ha llevado a cabo una importante transformación, fusiones bancarias, absorción de cajas…pero esta transformación no ha terminado. Las exigencias de capital que llegan desde Europa junto con unos tipos a cero, lastran la rentabilidad de nuestros bancos.

Se puede decir que ocurre lo contrario a la anterior crisis.  Pero si miramos el lado bueno…, también nos ha venido bien en el sentido de que esas nuevas exigencias y requerimientos que se han ido introduciendo desde la crisis a los bancos, han obligado a estos a ser mucho más exigente a la hora de conceder créditos, lo que nos lleva, para bien en este caso, a que familias y empresas se encuentren muchísimo menos endeudadas.

Esta vez, no preocupa la deuda hipotecaria de las familias. 

Por otro lado, España, continúa teniendo una economía basada, fundamentalmente, en servicios, donde predomina el turismo. Pero que a Reino Unido y a Alemania no les vaya bien las cosas, nos incide directamente, al ser los principales turistas de España. De hecho agosto ha sido el peor mes de agosto desde el 2010.

Podemos entonces afirmar que la economía española, la europea y la mundial, todas, muestran signos de agotamiento.

¿CÓMO NOS AFECTARÁ LA CRISIS?

Bueno,  después de llevar días, investigando, analizando, comprobando datos….he llegado a una conclusión   de que difícilmente podemos conocer con exactitud cómo será el futuro. Parece que la nueva crisis no afectará de manera tan agitada como lo fue la 2007, pero también es verdad que aquella se alargó más de lo esperado.

Si salimos airosos de la próxima, será por la cautela y el miedo que nos generó la primera, y en gran medida por el hecho de haber menos endeudamiento en las familias.

Llegados a este punto y con el tema ya en boca de todos, lo primero que deberíamos pedir todos los españoles es que se forme gobierno YA y que se pongan a trabajar. Estamos mejor, hemos aprendido la lección y la época dorada del despilfarro se acabo para que llegase otra en la que nos hemos comportados todos los agentes de la economía con cabeza, pero esto no ha terminado y tenemos que seguir trabajando y para ello necesitamos leyes, reformas, en definitiva, seguir poniendo más orden. 

Porque si lo pensamos, todavía no hemos salido de una crisis y nos encontramos ante una nueva y después llegará otra. Y o nos ponemos firmes o iremos lastrando los efectos de crisis anteriores sin poder disfrutar de los nuevos tiempos que el futuro nos traerá.

Sin más, agradecer a mi amiga Paty la ayuda para recopilar y estructurar el contenido de este video que espero que os haya aportado una visión general de lo que fuimos, como nos comportamos y en qué punto estamos para recibir una nueva crisis, y si ha sido así o si tienes alguna opinión distinta me encantaría leerte en los comentarios.

Al final, la idea de esto es que aprendamos todos entre todos, y yo agradezco mucho vuestra participación en cada video nuevo que subo.

asdasdasdasdasdsadasd

Pin It on Pinterest

Aprender a utilizar tu dinero

es posible

Suscríbete y descargaté mi guia

Consejos para construir tu Libertad Financiera

Déjame tu correo electrónico para poder mandarte el enlace

Estarás al tanto de contenido interesante para utilizar bien tu dinero