Hoy quiero tratar un tema para darle un punto distinto y para mi muy interesante a algo de nuestro dia a dia. Las tarjetas de crédito. Voy a empezar por lo evidente, cual es el fin principal de una tarjeta de crédito. Este fin es el el de proporcionar una nueva forma de pago que no tuviera que depender del dinero en efectivo. Además, y algo muy importante es el tema del crédito, un dinero que te prestan y que se debe pagar al mes siguiente. Este crédito es el que diferencia una tarjeta de crédito de una de débito.

Hasta aquí todo normal. Lo que pasa, es que como ocurre siempre, se nos ha ido de las manos el uso de las tarjetas de crédito, y aunque se concibieron para un uso más específico como pueden ser compras de comida, ropa, etc, se está llegando a usar incluso hasta para pagar los gastos más pequeños como una botella de agua o un café.

Pero realmente ese no es el problema, ya que con tu dinero o con lo que es en teoría tu dinero, tu puedes hacer lo que quieras, el tema es que nos acostumbramos muchas veces a utilizar un dinero que aún no tenemos, el del crédito.

No se si recordais alguno de vosotros, o si vuestros padres o abuelos os han contado, como cuando antes tenían problemas económicos, solicitaban un anticipo del sueldo. Pues la versión moderna es tirar de tarjetazo que viene a ser lo mismo pero sin tener que bajarte los pantalones delante del jefe.

El problema como he dicho, es cuando nos acostumbramos a algo que no nos hace ningún bien. Cuando la gente se acostumbra a vivir un mes por delante, la cosa se empieza a complicar. Y es la verdad, muchos viven de tal forma que cuando se les ingresa el dinero en su cuenta este se desvanece al tener que cubrir los gastos del mes pasado de la tarjeta de crédito. Y en ese momento ya estamos dentro de la carrera de la rata, que si no sabes bien echale un ojo a este video donde te explico que es y como salir de la carrera de la rata.

Lo cual quiere decir como dice el economista Fernando Trias de Bes, que las tarjetas de crédito nos permiten vivir doce meses con los ingresos que conseguimos en trece, y si esto lo multiplicamos por todos los españoles es como si en el calendario tuviéramos un mes nuevo. Es decir, es como si viviéramos un mes por encima de nosotros, o dicho de otra forma, como si viviéramos un 8% por encima.

¿Por que digo un 8%? Si dividimos 100% por 12 meses, nos sale en torno a un 8%, por lo tanto al si vamos arrastrando el crédito del mes anterior es como he dicho antes, como si en 12 meses, gastáramos 13 sueldos. O lo que es lo mismo, como si gastáramos un 8% mas.

No es un 8% exactamente puesto que para que lo fuera, todo el mundo debería utilizar las tarjetas de crédito de la misma forma, pero creo que así queda claro el ejemplo.

Y como el gasto aumenta gracias a que consumimos como si el año tuviera otro mes, el PIB aumenta de la misma forma, por lo tanto, es como si el PIB estuviera inflado un 8% aproximadamente a consecuencia únicamente de las tarjetas de crédito. De hecho, si las tarjetas de crédito desaparecieran de repente, el desastre económico no tendría precedentes.

Y ante esto no se puede hacer ya nada, ya que como he dicho, estamos apoyados en la deuda y lo hemos normalizado. Por que una vez que se anticipa por ejemplo un sueldo, se va arrastrando esa “deuda” y quizás un sueldo solo, si luego se hace todo bien, se puede llegar a eliminar de nuestra mochila de deudas, ya que vendría a ser lo mismo que pedir un préstamo puntual, el problema es si no somos capaces de gestionar correctamente nuestro dinero y hacemos cada vez más grande esa bola, por que ahí es donde entraríamos en lo que ya conocemos y lo que ya he hablado en mi canal, en la carrera de la rata.

Pero es curioso este tema cuando lo vemos desde el prisma de que el consumo mundial es un mes superior a lo que sería sin las tarjetas de crédito, y esto, sin prestarle atención al resto de créditos al consumo que se conceden.

Entonces, el problema principal es cuando la sociedad se acostumbra a vivir con 13 meses en vez de con los que realmente tiene. La deuda al fin y al cabo es un arma de doble filo. Bien utilizada puede ser muy beneficiosa pero si se utiliza mal puede consumirnos. Y al pais le ocurre lo mismo. Que un país tenga deuda no significa que sea un mal país, el problema es cuando esta no se gestiona bien.

Por lo tanto, mi recomendación es, que evites endeudarte innecesariamente pero sobre todo que evites endeudarte si se trata de pasivos financieros. Si no sabes a que me refiero con esto te recomiendo el video que hice al respecto donde explico que es un activo financiero y que es un pasivo. Si tienes que endeudarte en pasivos que sea puntualmente y con razones realmente de peso, y sobre todo, no se te ocurra recurrir a temas como la reunificación de deudas o como los micropréstamos, ya que eso si que te pondrá una cadena con un peso en el pie, que tendrás que ir arrastrando gran parte de tu vida.

Y si lo que no os gusta es llevar dinero en efectivo encima no hay problema, podéis utilizar las tarjetas de débito con las que solo podrás gastar lo que tengas y no dinero prestado.

¿Que opinais vosotros al respecto? ¿Sois de los que viven con un mes de deuda a vuestras espaldas o preferís no utilizar el crédito?

Pues si os ha parecido interesante, un pulgar arriba y a compartir! Seguro que ayudais a alguien. Nos vemos en el próximo video, chao 🙂

Muchas gracias! 🙂