Voy a empezar con una pequeña historia para entrar en la materia, esta la leí hace ya bastantes años en algún libro, y aunque no recuerdo cual, cuando lees o escuchas una buena historia, se te queda en la memoria tanto la historia, como el mensaje, y a mi realmente me ha ayudado mucho, por lo tanto quiero compartirla con vosotros.

Resulta que hace cientos de años un hombre compró una casita en un pequeña aldea, y aunque aun no tenía pensado irse a vivir, decidió pasearse por esa aldea para conocer a los vecinos y hablar con ellos.

La primera parada fue en una pequeña casa de apenas 15 metros cuadrados, vieja, y con una vaca amarrada a un poste.

El hombre tocó a la puerta y un campesino de unos 55 años salió con su hijo de 25. El hombre cogió, se presentó y le preguntó que tal le iba, como se vivía en la aldea, etc. El campesino contestó que estaba bien, que vivían con lo que tenían, que la vaca que estaba fuera les daba leche para poder beber, para hacer quesos, y con la leche que les sobraba la vendían en otras aldeas y sacaban lo suficiente como para alimentarse y satisfacer las necesidades básicas.

El hombre, que venía de ciudad se quedó un poco sorprendido que alguien pudiera vivir de forma tan humilde. Por lo que simplemente agradeció al hombre su respuesta, y se fue.

A los 10 años, el hombre decidió dejar la ciudad e irse a vivir a la casa que había comprado en la aldea, y lo primero que hizo fue ir a visitar a aquel señor que tan amablemente le atendió para saludarle y ver como estaba.

Cuando llegó al lugar vio que no estaba esa casa y en su lugar había otra bastante mas grande y moderna. Pensó que se habría equivocado de zona o que quizás el hombre murió y alguien había comprado el terreno y construido en el una nueva casa. A si que tocó a la puerta, pero salió el mismo señor, eso si, un poco mas mayor.

Ante la sorpresa le dijo.. No se si se acuerda de mi, pero hace unos años, vine a conocerle, y me contó que usted vivía gracias a su vaca ¿Cómo ha conseguido esta casa tan grande y bonita? ¿Y su vaca?

El hombre le respondió, que pocos días después de su llegada, alguien se la robó, y como no tenían dinero para comprar otra, empezaron a cultivar en un pequeño terreno que tenían y que habían dejado desatendido tiempo atrás. Gracias a eso consiguieron bastante mas alimentos de los que necesitaban, por lo que empezaron a venderlos. A la gente le gustaba, y les pedían mas y mas, por lo que tuvimos que ampliar sus terrenos de cultivo, y gracias a todo eso, consiguioeron un nivel económico que ni imaginaban.

Este hombre, había salido de su zona de confort. No había salido por propia voluntad, ya que si hubiera sido por el, y no le hubieran robado la vaca, seguiría con ella en la misma situación en la que estaba. El hecho de ese contratiempo que trastocó su vida, le obligó a salir de su zona de confort, le obligó a aprender a realizar otra tarea que encima parece que se le dio bastante bien. Gracias a ese contratiempo que lamentaron como la pérdida que acabaría con ellos, curiosamente fue lo que les cambió la vida.

La zona de confort es un lugar donde estás cómodo, donde sabes lo que haces y lo que no haces, tienes una rutina, tienes unos hábitos y estás tranquilo. Es un lugar donde no hay demasiadas incertidumbres pero que tampoco te permitirá crecer. Te sientes seguro, pero no es un lugar emocionante. No es un lugar en el que te levantes cada mañana con ganas de comerte el mundo.

Normalmente la mayoría de la gente tiende a crear su zona de confort y no salir de ella. Y seguramente tu, estas en ella y no eres consciente.

Cosas como… no probar experiencias nuevas porque (quizás no te gustan), no abrirte a conocer personas por que (ya tienes amigos suficientes), no probar otro tipo de comidas por que (crees que no te gustarán o porque te gustan mas otras), no aprender nuevas habilidades o nuevos hobbies por que para que vas a cambiar tu estilo de vida. Estas son algunas características que nos hacen darnos cuenta de que estamos en una zona de confort.

Por lo tanto, el hecho de salir de esta zona nos hará ver más allá de nuestro pequeño rinconcito. Nos hará crecer personalmente y profesionalmente.

Muchas veces, creemos que lo que tenemos es lo máximo a lo que podemos aspirar, como le pasaba al señor de la historia. Pero cuando nos enfrentamos a la incertidumbre y al miedo, sacamos de nosotros cosas que no pensábamos que existían.

¿No sabes pescar? Estoy seguro que si te dejan en una isla desierte, en una semana estás cogiendo peces con los dientes. Cuando hay una necesidad, el ser humano es capaz de convertirse en lo que quiera.

De hecho… imagino que habréis escuchado mil veces, sobre todo de mi, que fracasar es parte para conseguir el éxito, y esto no es únicamente por el hecho de que no siempre vas a acertar, si no por que cuando fracasas además de estar aprendiendo, está haciendo que pienses nuevas rutas o nuevos caminos para conseguir los resultados que esperas. Estamos asumiendo nuevas formas de afrontar tus metas, y eso implica arriesgarte.

Os habréis encontrado en muchas ocasiones con cosas como la ruptura de una pareja, que te echen del trabajo, que te cierren varias puertas en tu vida laboral, que fracases al intentar alcanzar tus metas. Todas esas situaciones, que en su momento te resultan un mundo y que crees que no podrás superar, lo más probable es que te traigan un futuro mejor. Se que en ese momento intentar consolar a alguien con este discurso es jodido, pero es la verdad, y es la verdad por dos motivos.

El primer motivo es por que en esas situaciones, aprendes. Si te ha dejado una pareja y fue por culpa tuya, aprenderás del error e intentarás no cometerlo en la siguiente relación que tengas, por lo tanto, te hará ser mejor persona. Si se trata de un despido justificado y con motivos, te hará aprender de esos motivos y hacerlo mejor en el siguiente trabajo. Si has fracaso con tu proyecto, te buscarás la vida de encontrar nuevos caminos para llegar a conseguir el éxito.

Y pensarás… ya Jose, pero y si en todas esas situaciones no hay motivos justificados? Pues levanta la cabeza, y sigue luchando. Acepta lo que te ha pasado, y a seguir. ¿Quien te dice no hay una nueva pareja esperándote que te haga ser el hombre o la mujer mas feliz del mundo? Quizás lo que ves como un drama es la mayor oportunidad de tu vida.
O lo mismo con el trabajo. Quizás estás en un lugar que no es el mejor para ti y el hecho de que te echen o de que decidas cambiar el rumbo es la mejor decisión que puedes tomar en tu vida.

Y se que en momentos malos, esto no se puede interiorizar, pero es la realidad, y si hace falta que escuches este trozo del video todos los dias de tu vida cada mañana, hazlo. Por que cuando consigas remontar, mirarás atrás y dirás, joder, que verdad mas grande, como pude no verlo.

Y esto, amigos mios, es forzar a salir de la zona de confort. Son circunstancias que te obligan a tener que ponerte a trabajar en tu vida, a adquirir nuevas habilidades, nuevas percepciones, a conocerte mejor. De hecho, es que te diré mas, es necesairo que nos peguen golpes de estos de vez en cuando para que despertemos y espabilemos. La mayoría de personas vive a medio gas toda su vida.

Por eso, el mejor consejo que puedes recibir es este, sal de tu zona de confort. Arriesgate, toma decisiones, no digas que no a nada solo por que el si te hará tener que levantarte del sofá. Nunca sabes que surgirá de todas tus decisiones. Puede ser que ir ese dia a cenar a un restaurante en vez de quedarte en casa haga que te cruces con alguien que cambiará tu vida. Que el hacer ese viaje a un lugar que te da pereza hace que veas algo que despierte en ti un proyecto para emprender, o que esa decisión de reinventarte en algo que te apasiona pero te da miedo haga que el dia de mañana consigas ganarte la vida haciendo lo que te gusta gracias a que un dia te propusiste salir de tu zona de confort y explorar posibilidades que nunca antes habías valorado.

Música de Epidemic Sound (epidemicsound.com)